La consultoría de Dirección Financiera es imprescindible

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp

La necesidad de mejora continua de las empresas y la sofisticación de los procesos financieros, hacen al servicio de consultoría financiera un elemento cada vez más indispensable en el mundo empresarial.

Durante estos últimos años he estado investigando sobre las necesidades reales de este servicio en la empresa y he podido observar con claridad, que hay un rango de perfiles de empresas que necesitan la consultoría financiera como uno de los servicios fundamentales para su actividad empresarial desde el inicio o al poco tiempo de empezar.

En función del modelo de negocio del que estemos hablando y del momento del tiempo en el que la empresa se esté, nos encontramos con necesidades de control y organización financiera diferentes pero no menos importantes. Con esto me refiero, por ejemplo, que no tiene la misma necesidad una empresa que arranca desde cero, y que su pool no tiene una gran complejidad, o directamente arranca sin financiación ajena a los socios fundadores, que lo que requerirá es proyección económica, control de tesorería, control presupuestario, análisis y control de su estrategia, búsqueda de financiación inicial bancaria, subvenciones al sector, inversores, etc.; que, por ejemplo, una empresa consolidada en su crecimiento que, a priori su necesidad puede ser optimizar sus recursos financieros, ampliar su circulante y/o largo plazo, profesionalizar su departamento financiero en muchos casos inexistente, su organización administrativa, implantar políticas control financiero, estrategias de crecimiento, proyecciones a corto y largo plazo, etc. etc. etc.

En definitiva, el servicio de consultoría financiera abarca un amplio abanico de empresas, me atrevería a decir que, cualquier empresario, emprendedor o empresa, que desde el inicio, o en un momento posterior, se planté el crecimiento y la estabilidad de sus finanzas corporativas como un elemento esencial en su modelo de negocio, sea del sector que sea, debe tener presente los servicios de un consultor financiero para el buen puerto la actividad.

Normalmente las empresas contratan un director financiero en su plantilla en un momento dónde ya se hace inevitable, entre otras cosas por el elevado coste que esto supone, pero es más que probable, que en este momento ya se hayan perdido muchas oportunidades por el camino o no se haya crecido todo lo que se podría haber hecho de haberlo tenido antes, o no haya estructura sólida y el coste monetario directo e indirecto haya sido muy alto por el camino. Claro, pero esto es la pescadilla que se muerde la cola, pensarás. Es cierto, y es precisamente por este motivo, que nacen profesionales y empresas que ofrecen este conocimiento como un servicio, de este modo se consigue democratizar el servicio de la dirección financiera de empresas adaptando el coste al punto exacto dónde se encuentre la empresa cliente.

Este tipo de servicio puede ser consumido desde empresas que inician su actividad con proyecciones de corto, medio o largo plazo de un crecimiento importante, por startup, o para cualquier otra, de cualquier sector, independientemente del momento en el que se encuentre, pero que acumula ya facturaciones importantes y quiere consolidar su estructura administrativa y financiera, reducir costes, crecer de manera sostenible y acelerar su crecimiento con seguridad. 

En definitiva, la consultoría de dirección financiera apalanca el crecimiento de las empresas de manera importante e independientemente del momento en el que esta se encuentre, al mismo tiempo que mejora la estructura de empresa, reduce costes y profesionaliza la gerencia y la imagen hacia el exterior.

 

Mikel Payo Barroso

Economista. CEO iFinanciera.

 

Madrid, 3 de enero de 2022